miércoles, 29 de junio de 2011

Hasta cuando

La grandisima puta madre que nos re parió.

Hoy intentaba como cada 5 minutos, conectarme al MSN, y estabas ahí. Ahí estaba tu foto y tu perfil. Y se me partió de nuevo el corazón. Decidí borrar el contacto. Y fue parecido a cuando borré el contacto de mi suegra, esa sensacion tunanta de saber que nunca mas te iba a ver conectado. Adios al gustavoarias71@hotmail.com.

A veces parece que todo esta superado. Pero no.

Nació el Nacho, el Ignacio Joaquín, y no estuviste ahí. Eras el padrino ideal. Y no vas a estar. Ya nunca mas vas a estar, mas que en mis recuerdos gloriosos.

Y entonces, esta cara de culo, y esa sensación de ahogo en el estomago.

Y no estás. Y lentamente dejamos de estar un poco todos. No estas, tío puteador.

Y se me viene a la memoria esa canción que nos hacia reír, que decía "me extingo, y no hay mas de mi y me extingo". Y ya no me causa un carajo de gracia. Ya no me hace reír. Porque, lentamente, me extingo, y no hay mas de mi, y me extingo porque ya no hay mas de vos.

Entonces me aferro a lo que queda de vos, mi maravillosa sobrina. Que no tiene la culpa, pobre, de la carencia afectiva que dejaste a tu alrededor.

A veces me gustaría poder creer en un ser superior que todo lo sabe. Porque hoy le preguntaría "hasta cuando". Hasta cuando cree que debo sentir esta miseria interior, este bombardeo, el arrase, la devastacion.

Pero vos lo sabes, y yo lo sabré algún día. No hay nada mas allá del saludo final. Solo podemos aspirar a ser inmortales en el recuerdo de los seres que amamos alguna vez.


Peligrosos Gorriones - "Me extingo"



6 patadas en el orto:

Natalia Alabel dijo...

No hay mucho que decir. Sólo imaginarme que pierdo a mi hermana me sume en la angustia.
Hiciste bien en borrarlo del msn.

Mona Loca dijo...

Un buen paso...la vida sigue.
Nachito lo demuestra, y su sobrina, también.
Beso grande, Gatienzo.

Daay Arias * dijo...

gracias poor pasarte por mi bloog y comentar tan lindooo ! un besooo y vuelve prontoo ;)

Claudio G. Alvarez Tomasello dijo...

Todos los días, a la vuelta de una esquina, al abrir el botiquín del baño, al cerrar la guantera, qué se yo, al apagar la tele, se nos aparecen. Y dura sólo un segundo. Pero ahí están -en realidad, dentro nuestro- para no irse jamás. es que sólo el olvido es la verdadera muerte, Gato.

paula dijo...

Acordate que vive siempre en vos. Muchos besos

El gato vagabundo dijo...

Gracias Paula!